Evangelio Viernes IV Semana de Cuaresma. Ciclo C., 15 de Marzo, 2013.


Evangelio Viernes IV Semana de Cuaresma. Ciclo C., 15 de Marzo, 2013.
Santoral del día: Santa Luisa de Marillac
+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 7, 1-2. 10. 25-30
Gloria a ti, Señor.
Jesús recorría la Galilea; no quería transitar por Judea porque los judíos intentaban matarlo.
Se acercaba la fiesta judía de las Chozas. Cuando sus hermanos subieron para la fiesta, también él subió, pero en secreto, sin hacerse ver.
Algunos de Jerusalén decían: «¿No es este aquel a quien querían matar? ¡Y miren como habla abiertamente y nadie le dice nada! ¿Habrán reconocido las autoridades que es verdaderamente el Mesías? Pero nosotros sabemos de dónde es este; en cambio, cuando venga el Mesías, nadie sabrá de dónde es.»
Entonces Jesús, que enseñaba en el Templo, exclamó:
«¿Así que ustedes me conocen y saben de dónde soy? Sin embargo, yo no vine por mi propia cuenta; pero el que me envió dice la verdad, y ustedes no lo conocen. Yo sí lo conozco, porque vengo de él y es él el que me envió.»
Entonces quisieron detenerlo, pero nadie puso las manos sobre él, porque todavía no había llegado su hora.

Palabra del Señor.
Comentario:
Todos los hombres y mujeres que, a lo largo de la historia, han sido fieles al proyecto de Dios han experimentado, de un modo u otro, la incomprensión y la persecución por parte de las instituciones que tienen el poder y hasta del mismo pueblo que no alcanza a comprender la fidelidad de los seres humanos a un proyecto mayor. Jesús incomodó, y mucho, a la sociedad de su tiempo. Su presencia en medio de la gente provoca interrogantes e inquietud. Jesús asume su responsabilidad frente a la historia. Comprende que su papel es importante y crucial frente a los sistemas de muerte que imponían la religión hipócrita e inmoral del judaísmo y el sistema egoísta y opresor del imperio romano. Dios no le ahorró a Jesús la angustia, el dolor, la soledad, el llanto, la duda, ni siquiera la muerte. – Hoy más que nunca, estamos llamados a asumir el cristianismo con la radicalidad que implica el seguimiento de Jesús. Pero sobre todo hemos de saber que seguir el proyecto de Dios al estilo de Jesús, no es esperar que Dios solucione nuestros problemas; por el contrario, es echarnos un problema más complejo encima. En eso consiste el verdadero seguimiento de Jesús.
Fuentes: Leccionaro Ferial (año impar) ;www.servicioskoinonia.org(Comentario)

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s