Ordinario de la Misa: Martes XX Semana Tiempo Ordinario. Ciclo B. 21 de Agosto, 2012


Ordinario de la Misa: Martes XX Semana Tiempo Ordinario. Ciclo B. 21 de Agosto, 2012
San Pío X, Papa
Memoria
El Buen Pastor da la vida por sus ovejas
Antífona de Entrada
El Señor lo eligió sumo sacerdote de su pueblo y derramó sobre él toda clase
de bendiciones.
Oración Colecta
Oremos:
Dios nuestro, que infundiste en san Pío décimo tu espíritu de sabiduría y fortaleza para defender la fe católica y orientar hacia Cristo todas las cosas, concédenos, por su intercesión, luz y valor para reorientar hacia ti toda nuestra vida.
Por nuestro Señor Jesucristo…
Amén.

Primera Lectura
Lectura del libro del profeta
Ezequiel (28, 1-10)
En aquellos días, el Señor me habló y me dijo:
“Hijo de hombre, dile al príncipe de Tiro: ‘El Señor Dios dice esto:
Tu corazón se ha ensoberbecido y has dicho:
Soy Dios, estoy sentado en el trono de Dios, en medio de los mares; pero eres hombre y no Dios, y te crees tan sabio como Dios; pretendes ser más inteligente que Daniel y conocer todos los secretos; con tu sabiduría y habilidad te has hecho rico, has amontonado oro y plata en tus tesoros; con astucia de comerciante has aumentado tus riquezas y te has ensoberbecido por tu fortuna’ ”.
Por eso dice el Señor:
“Porque te has creído tan sabio como Dios, por eso mandaré contra ti a los más feroces de los pueblos extranjeros, que desenvainarán su espada contra tu esplendor y tu sabiduría y acabarán con tu grandeza. Ellos te matarán y el mar será tu sepultura.
¿Ante la mano misma de tus verdugos te atreverás a afirmar todavía que eres Dios, cuando no eres más que un hombre? Morirás como un pagano a manos de extranjeros, porque así lo digo yo, el Señor Dios”.
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial
Deuteronomio 32
El Señor da la muerte y la vida.
El Señor pensó: “Voy a dispersarlos y a borrar su memoria entre los hombres. Pero no, porque temo la presunción del enemigo y la mala interpretación del adversario.
El Señor da la muerte y la vida.
Pues diría el enemigo que su mano había vencido y que no era el Señor el que lo había hecho, porque son una nación que ha perdido el juicio”.
El Señor da la muerte y la vida.
¿Cómo puede uno perseguir a mil y dos poner en fuga a diez mil? ¿No es porque su Dios los ha vendido, porque el Señor los ha entregado?
El Señor da la muerte y la vida.
El día de su destrucción se acerca y su suerte se apresura, porque el Señor defenderá a su pueblo y tendrá compasión de sus siervos.
El Señor da la muerte y la vida.

Aclamación antes del Evangelio
Aleluya, aleluya.
Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre, para enriquecernos con su pobreza.
Aleluya.

Evangelio
† Lectura del santo Evangelio
según san Mateo (19, 23-30)
Gloria a ti, Señor.
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:
“Yo les aseguro que un rico difícilmente entrará en el Reino de los cielos.
Se lo repito:
es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los cielos”.
Al oír esto, los discípulos se quedaron asombrados y exclamaron:
“Entonces ¿quién podrá salvarse?”
Pero Jesús, mirándolos fijamente, lesrespondió:
“Para los hombres eso es imposible, mas para Dios todo es posible”.
Entonces Pedro, tomando la palabra, le dijo a Jesús:
“Señor, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido,¿qué nos va a tocar?”
Jesús les dijo:
“Yo les aseguro que en la vida nueva, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, ustedes, los que me han seguido, se sentarán también en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.
Y todo aquel que por mí haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o padre o madre, o esposa o hijos, o propiedades, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna.
Y muchos primeros serán últimos y muchos últimos, primeros”.
Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.
Comentario:
El evangelio contrapone dos actitudes: la de aquellos que ya dejaron todo por seguir a Jesús, opuesta a la de quienes siguen haciendo componendas para “hacer pasar el camello por el ojo de la aguja”. La llamada de Jesús es clara: ser pescadores de nueva humanidad. Las implicaciones, en cambio, son complejas, porque comienzan por compartir su estilo de vida y misión, por vivir en absoluta solidaridad con el prójimo y con el universo y por tener como único tesoro el amor de Dios. Estas exigencias eran realizadas de diversas maneras por el grupo de seguidores. Algunos, como los simpatizantes, escuchaban a Jesús con gusto y apoyaban su misión, a veces con recursos económicos y a veces con la simple participación como oyentes. Otros, que conformaban el grupo de discípulos, compartían su estilo de vida y su enseñanza; unos pocos, como los apóstoles, asumían todas las exigencias, incluso la difícil tarea de predicar, aun a riesgo de su propia vida. Esta gradualidad no contradecía las enseñanzas básicas de Jesús, pero sí introducía modos y matices en la manera de vivir ese llamado. – ¿A qué nos sentimos llamados y cómo podemos realizar nuestra vocación cristiana?

Oración sobre las Ofrendas
Acepta, Señor, con bondad, los dones que te presentamos y, por intercesión de san Pío X, concédenos participar dignamente en esta Eucaristía.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.
Prefacios de los Santos
Pastores
Los santos pastores siguen
presentes en la Iglesia
El Señor esté con ustedes.
Y con tu espíritu.
Levantemos el corazón.
Lo tenemos levantado hacia el Señor.
Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
Es justo y necesario.
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo nuestro Señor.
Porque permites que tu Iglesia se alegre hoy con la festividad de san Pío X, para animarnos con el ejemplo de su vida, instruirnos con su palabra y protegernos con su intercesión.
Por eso, con los ángeles y los santos, te cantamos el himno de alabanza, diciendo sin cesar:
Santo, Santo, Santo…
Antífona de la Comunión
El Buen Pastor da la vida por sus ovejas.
Oración después de la Comunión
Oremos:
Que el pan eucarístico que hemos compartido, al celebrar la memoria de san Pío décimo, fortalezca, Señor, nuestra fe, y nos una en tu amor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.
Fuente: http://www.lecturadeldia.com; http://www.servicioskoinonia.org

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s